Unsplashed background img 1

Protege tu propiedad
ante un inquilino moroso


Detalles de la Ley 30201 creada contra este tipo de inquilinos

La ley 30201 contra los Inquilinos Morosos se encuentra vigente desde el 2014 y tiene por finalidad proteger las propiedades de las personas que deciden poner en alquiler. Conozca los detalles de dicha norma:

  1. La referida norma establece que todo contrato de alquiler incluya la Cláusula de Allanamiento a Futuro del Arrendatario.

  2. A través de esta cláusula, el inquilino o arrendatario se compromete a desocupar de inmediato el predio por dos razones: por el término del contrato o por la falta de pago durante dos meses y quince días.

  3. Además, el reglamento de esta ley, en vigencia desde el 2015, establece, además, que podrán ser desalojados los inquilinos que adeuden dos meses consecutivos de renta o también si deben seis meses de pago del mantenimiento y de los servicios de agua y luz.

  4. Si el inquilino demuestra ser mal pagador o no cumple con los pagos en las fechas previstas, La ley también contempla iniciar un juicio de desalojo antes del término del contrato.

  5. El bien o inmueble queda protegido si los contratos de alquiler son legalizados por el notario o juez de paz. No funciona en contratos o acuerdos verbales.

  6. La norma agiliza los procesos, un desalojo puede ordenarse en 15 días o máximo un año. Antes este tipo de procedimientos duraban hasta cuatro años.

Otras recomendaciones a tomar en cuenta:

  • Evaluar minuciosamente al posible arrendatario. El primer filtro puede ser revisar si su nombre se encuentra en la base de datos de Inquilinos Morosos. Para acceder a ella hay que ingresar a la página:

    http://www.inquilinosmorosos.com/

  • Crear una cuenta y pagar entre 15 y 45 soles. También buscarlos en centrales de riesgo y conocer datos básicos como estado civil, lugar de trabajo y bienes personales.

  • Pedir un garante que asuma una posible deuda del inquilino y que asegurarse que el garante tenga propiedades a su nombre.

  • Asesorarse de un abogado y nunca usar plantillas o formatos de contratos. La idea es que sea un contrato individual y que cuente con un mecanismo de cobranza.